dimarts, 10 de novembre de 2009

Dancer in the Dark


2a setmana de projeccions d'EspaiCinema
Dimecres, 11 de novembre, projecció de Dancer in the Dark. Pots deixar la teua opinió fent servir els comentaris d'aquest post.

3 comentaris:

Rafa Minguet ha dit...

Cuando decidí ser maestro tenía una serie de motivos por los que a mí me gustaría ejercer esta profesión. Después de lo que he visto en la sesión de espaiCinema de hoy, acabo de darme cuenta de que hay un motivo más por el cual necesito llegar a ser maestro, un motivo mucho más importante que cualquiera de los que ya pudiera tener antes.
¿Qué es lo más importante que debe enseñar un maestro? ¿Los números?, ¿enseñar a leer?, ¿geografía?, o ¿acaso historia? Estoy seguro de que no. Lo más importante es que el maestro consiga transmitir valores. Y para transmitir esos valores y que no se queden en palabras bonitas que se añaden en los objetivos de nuestro currículum, el maestro debe tenerlos. Como dijo uno de mis profesores: "para enseñar un poco, hay que saber un mucho".
Estoy de acuerdo en que lo de hoy no es más que una película, pero debemos ser conscientes de que somos lo que hacemos, es decir, nuestro comportamiento es un reflejo de lo que realmente somos y muchos de los comentarios que he escuchado hoy acerca de la película dejan mucho que desear de las personas que lo han dicho, personas que en un futuro enseñarán a nuestros hijos. Y eso me da mucha lástima.
Así que, como decía al principio y después de lo visto, he necesitado añadir un motivo más a la lista. Necesito creer que la pérdida de valores, que se está acrecentando cada día más, va a detenerse. Necesito creer que somos nosotros uno de los motores del cambio. Necesito creer que otra educación es posible y yo quiero formar parte de ese cambio.

Silvia ha dit...

Bueno, yo fui la primera en intervenir en los cometarios de la película. Parece ser que lo que os dolió fue lo que dije de que el sacrificio de la madre me parecía totalmente inútil. Vale que lo se dijo después de que "por un hijo se hace todo" queda muy bonito para arrancar aplausos, pero si analizamos al personaje de la película, la situación era totalmente absurda.
Selma no declara la verdad ante el jurado para que su hijo no se entere de que tiene una enfermedad de la visión y que le van a operar. A ver, ¿que el niño piensa que llevar gafas es tener la vista bien? Él sabe que tiene un problema visual, pero no que es degenerativo. Al igual que Selma miente al jurado, bien podría haberle dicho una verdad a medias a su hijo (y eso que ya le había mentido diciendo que el dinero ahorrado era para su abuelo, que no existía) y decirle que le van a operar para que vea mejor. Pero no, ella prefiere callarse, guardar el secreto del amigo que le ha traicionado (nos hace ver que no confiesa los motivos de su vecino por no faltarle a la promesa de revelar su problema ante su mujer) y que quería robarle, y dejar a su hijo sin madre.
Otra de las cosas que se supoone que debemos enseñar a nuestros alumnos es a elaborar varias soluciones a los problemas que se les planteen y a que elijan la que sea más favorable. Y partiendo de esto, la película, que es de lo que estamos hablando, habría podido tener un mejor desenlace.
Pensemos un poco más a la hora de criticar los comentarios de los demás.

Marisa García ha dit...

Aprofitant que David, membre de la mesa de debat, va dir que no li agradava el terme “ordinari,”utilitze un antònim per a descriure la vesprada d’Espai Cinema: ha estat una vesprada extraordinària, realment inesperada. Un començament amb música en directe i bastons de cec, una cinta poc corrent i uns comentaristes “de pel•lícula” que ens han explicat assumptes del cine i de la vida.

Patty, amb la seua desbordant energia, ens explicà: “De vegades en l'autobús estic tan contenta que m'agradaria començar a cantar, així tots sabrien com em sent”. També confessa que, quan està deprimida, canta. Aquest és el miracle de la música: ens acompanya sempre. Vivim immersos en la música, vullguem reconéixer-lo o no, en un bucle infinit de sons i temps que ens segueix.

Aquest és un fenomen extraordinari. La veritat és que sempre que les paraules se'ns queden curtes, quan els adjectius ens pareixen insuficients, els verbs dèbils, els substantius menuts, apareix un altre nivell d'abstracció en qualsevol manifestació de l'art capaç de crear-nos l'impacte que ens acostarà més a l'essència de la realitat. Així ens salven la pintura, la música, la poesia o el cine: ens parlen d’allò que no es pot dir amb paraules.

Vesprades com aquesta acostumen la nostra ment a allò extraordinari. Tant de bo pugem ensenyar els nostres alumnes com apropar-se a allò inesperat sense por ni desconcert, amb curiositat i els ulls ben oberts perquè sàpien reinventar el món. Fugir dels guions establerts és l’única eixida. Ho saben molt bé, David, Patty i tots els saltadors d’obstacles. És el secret dels desafiadors d’impossibles.

Marisa García